Innovaciones para mejorar la salud

Por Robin L. Yeager

 

A un ritmo cada vez más veloz, científicos e investigadores del campo de la salud están haciendo descubrimientos y aumentando sus conocimientos, y con cada adelanto se impulsa aún más exploración. Nuevos conocimientos sobre la salud, adelantos en el análisis de datos, tecnología integrada y nuevos materiales, además de la asombrosa sinergia creada por la capacidad de colaborar con una amplia gama de colegas en todo el mundo, han contribuido a la oleada de descubrimientos. A continuación se muestran algunos del los inspiradores ejemplos de investigaciones que se llevan a cabo en la actualidad.

 

Nuevo tratamiento “frío” de lesiones medulares

 

Millones de televidentes vieron horrorizados cuando el jugador de fútbol americano Kevin Everett sufrió una lesión terrible en septiembre de 2007. Se rompió el cuello, con vértebras aplastadas y la médula espinal intacta pero comprometida por la lesión y amenazada aún más por la hinchazón postraumática. El pronóstico casi ciertamente habría sido una parálisis permanente.

 

Pero una combinación nueva y enérgica de enfriamiento inmediato del cuerpo para impedir la hinchazón, la inyección de esteroides y cirugía de emergencia para descomprimir el nervio es lo que le proporcionó a Everett un futuro mucho más prometedor. Siguiendo un protocolo nuevo, sus médicos usaron una solución salina para reducir la temperatura de su cuerpo en 13,33 grados centígrados (8 grados Fahrenheit). En una semana había recuperado algo de sensación y podía hacer movimientos voluntarios de las manos y piernas. Un mes después se informó de que podía pararse brevemente usando un andador, se podía sentar solo en una silla de ruedas y era capaz de abrir y cerrar las manos. Todavía no se sabe con certeza cuanto llegará a recuperarse Everett, pero ya ha hecho progresos asombrosos.

 

El tratamiento que recibe Everett es aún experimental y no está disponible de modo general; todavía hay muy pocos hospitales con el nivel de atención en traumatología necesario para tratar estas lesiones, y la terapia de enfriamiento no ha sido 100 por ciento eficaz. Pero progresos como los experimentados por Everett dan esperanza y aliento a los investigadores y a sus pacientes.

 

Igual que en las películas

 

Candace Lombardi, redactora de c/net News, informó recientemente sobre un gran adelanto en el diseño de brazos y otras extremidades artificiales. El Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins en Maryland, es parte de un equipo que incluye universidades, compañías privadas y organismos del gobierno, que está desarrollando un brazo mecánico que reproduce con más autenticidad el movimiento y las percepciones sensoriales de un brazo biológico. En recientes pruebas de laboratorio, el portador fue capaz de dirigir al brazo mecánico para realizar tareas intrincadas, como maniobrar un objeto pequeño con precisión o manejar objetos frágiles sin romperlos. El brazo estaba conectado con los nervios saludables del pecho y le daba al portador una sensación de contacto y suficiente control como para permitir los ligeros ajustes necesarios para realizar las tareas.

Lombardi comparó la nueva prótesis a la usada por Luke Skywalker en la película “El imperio contraataca”. Pero en vez de ayudar a héroes futuros a salvar la galaxia, los miembros ortopédicos de hoy, con financiación del Departamento de Defensa de Estados Unidos, se diseñan para los veteranos de guerra heridos.

Picaduras de mosquito sin consecuencias

Si los mosquitos no recibieran ni pudieran trasmitir el patógeno plasmodium la gente no contraería la malaria y se salvarían millones de vida cada año. Pero ¿cómo se construye un mosquito mejor?

En el pasado los investigadores genéticos trataban los huevos de mosquitos cambiando los genes para impedir que los insectos resultantes fueran infectados. Sin embargo, los mosquitos no pasaban el gen con suficiente certeza como para ofrecer la esperanza de que este método fuera una solución práctica.

Un grupo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins realizó recientemente una segunda prueba en la cual se alimentó a los mosquitos genéticamente modificados con sangre infectada en vez de sangre saludable, y mostraron mayor resistencia. Aún así, el ritmo al que se propagaba la nueva característica en la población de mosquitos no resultaba suficientemente rápido para que este método fuera realmente útil.

Sin embargo, la revista Smithsonian informó recientemente que el Instituto de Tecnología de California ha identificado un gen “conductor” en las moscas de la fruta que parece crear una característica dominante y ayuda a propagar la misma más rápidamente en generaciones posteriores. Ahora los investigadores buscan la manera de incorporar ese gen conductor al tratamiento del mosquito. Esperan que quizá dentro de los próximos cinco años tengan listo un mosquito mejorado y con influencia genética contra la malaria.

Cambio de papeles en los cuidados de la salud

Los hijos adultos se enfrentan cada vez más a un nuevo dilema: cómo cuidar de padres ancianos que desean permanecer independientes pero que sufren de condiciones físicas o mentales que hacen difícil mantener continuamente su independencia. Los adelantos médicos han ayudado a los padres que envejecen a vivir más tiempo y en muchos casos a llevar vidas más activas, pero esos adelantos también ha aumentado la preocupación de los hijos adultos que de alguna manera necesitan vigilar la seguridad y condición médica de sus padres de un modo que respete su dignidad y deseo de seguir viviendo en su propia casa.

Varias compañías e investigadores de un número de universidades, tanto en Estados Unidos como en otros países, trabajan para agrupar nuevas tecnologías que atiendan a esta necesidad. Estas tecnologías incluyen detectores de movimiento; cámaras conectadas a Internet; “teléfonos inteligentes” que pueden transmitir información a los encargados de la vigilancia, ya sea una entidad de atención médica o directamente a los cuidadores; botones de emergencia, y monitores que registran la presión sanguínea y otros signos vitales en sistemas integrados que ayudan a detectar problemas o peligros tan pronto como sea posible, envían la ayuda apropiada y permiten que tanto los ancianos como sus cuidadores tengan un alivio de preocupaciones médicas tales como caídas debilitantes.

Robin L. Yeager es funcionaria del Servicio Exterior del Departamento de Estado asignada en la actualidad a la Oficina de Programas de Información Internacional. Sus misiones informativas han abarcado una amplia variedad de temas, al igual que sus misiones en el extranjero que la han llevado desde Transilvania a Timbuctú.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente los puntos de vista o políticas del gobierno de Estados Unidos.

Fuente: http://www.america.gov/st/innov-spanish/2008/April/20080415163820PII0.5994989.html